Search
Saturday 5 December 2020
  • :
  • :

EDITORIAL : DE QUE HABLAN LOS QUE HABLAN

EDITORIAL DE QUE HABLAN LOS QUE HABLAN

Si le damos importancia a las palabras huecas, sin sentido que se pronuncia sin consideración o con la intención de sobresalir entre la mediocridad de los mediocres,

saliendo de bocas de encumbrados referentes de la política vernácula, realmente estamos jodidos.

Pero miremos en que contexto hablan, ya nada sorprende cualquiera es referente mediático, y toma envergadura  a través de declaraciones eruditas afanadas en arrebatos noctámbulos, de embriagues ideológica.

Uno se pone asqueado cuando hablan con tanta irresponsabilidad de los pobres, y se dicen defensores de los derechos de la pobreza.

Breve historia que te ayudara a ser prudente ante semejantes personajes que se encumbran en las miserias de su propia incapacidad  de comprender al semejante.

Ser pobre es una condición que no se elige, en este caso particular les dejo un antecedente para que consideren no representarme, yo prefiero defender mis derechos, con la valía de haber conocido la pobreza.

Ser pobre y tener dignidad, códigos de esa dignidad que se adquiere con el trabajo digno el deseo de aprender lo que se debe aprender, no se trata de leer y escribir, se trata de conocer, y se conoce y se reconoce cuando las posibilidades son abiertas al interés colectivo de integración y superación.

Pero donde está la verdadera dignidad del pobre, es no caer en la tentación del facilismo demagógico, de apropiar lo ajeno como un acto de desesperación, sino darle una dimensión a la situación que a uno le toca vivir, y buscar las vías de superación, apropiarse de conocimientos, que luego serán reclamados por esos mismos que se arrogan el derecho de defensores a ultranza de los pobres.

Cuanta miseria humana encumbrada en los estamentos del poder político,  vinculados al pensamiento de la nada, hijos de privilegios de lo ajeno, no me representan y duele por que hieren justamente la dignidad del pobre.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *