Search
Monday 8 March 2021
  • :
  • :

ESCUELA MÓVIL POR INTERNET: ONU: El desafío de la educación ante el COVID-19: Keisy cuenta su regreso la escuela

El desafío de la educación ante el COVID-19: Keisy cuenta su regreso la escuela

UNICEF Costa Rica/Priscilla Mora
Una maestra le toma la temperatura a Keisy antes de que entre a la escuela.

15 Febrero 2021

“Todavía no he podido abrazar a mis amigas. Siempre nos abrazábamos en los recreos y hacíamos las tareas juntas. Luego todo cambió con el virus. Me da miedo sí, pero quiero volver a la escuela. Quiero que la pandemia se acabe. Quiero estudiar para ser mejor y tener una vida normal”, cuenta Keisy Villalta, una niña costarricense de 11 años.

Más de un millón de estudiantes regresan a clases en Costa Rica en un modelo que combina la educación presencial segura y la remota. Con el apoyo de las Naciones Unidas, Costa Rica se convierte en uno de los primeros países en abrir a tiempo sus escuelas y colegios para evitar el abandono y la exclusión de miles de niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Felicidad, angustia y regreso

Keisy estaba muy nerviosa pero feliz. Le sudaban las manos, pero su sonrisa era más fuerte que cualquier preocupación. Tímida y muy brillante, la chica de 11 años es una alumna destacada de la Escuela León XIII, ubicada en una zona de exclusión y vulnerabilidad social en San José, la capital de Costa Rica.

Hizo fila al entrar y en el portón fue recibida por una funcionaria de la escuela. Se aseguró que portara su mascarilla y luego la pasó al lavatorio para el lavado de manos.  Pasó entonces a la toma de temperatura: 36,5º. ¡Estaba autorizada a entrar!

Un maestro la recibió en el segundo portón y así comenzó su travesía por el curso lectivo 2021, en medio de protocolos de seguridad e higiene para evitar el contagio de COVID-19.

UNICEF Costa Rica/Priscilla Mora
UNICEF y la UNESCO han subrayado la importancia de superar las inequdiades educativas para garantizar la inclusión y reducir la vulnerabilidad de los niños, adolescentes y jóvenes.

Quiero ser científica

Keisy quiere ser una mujer de ciencia. Sueña con ser ingeniera, diseñar grandes proyectos y desde ya practica en su casa. Dedica mucho tiempo a hacer dibujos y diseños Ella sabe que el regreso a clases es fundamental para seguir a paso firme con su meta: ser una gran profesional y apoyar a su familia.

“Yo extrañaba mucho a mis profesores y compañeras. Tuve días difíciles, especialmente cuando tenía que hacer tareas de matemáticas y no entendía”, susurra la niña con voz suave y cortada.

Katherine, jefa de hogar y madre de Keisy y otros dos niños, cuenta que la suspensión de clases presenciales en 2020 generó muchas dificultades y angustia en su hija, porque no tenía acceso a computadora, tabletas y mucho menos internet. Para superar ese obstáculo tuvieron que dedicar una parte importante de su presupuesto familiar, cerca de 18 dólares por mes, para contratar un plan de telefonía celular para adaptarse a las Guías de Trabajo Autónomo que desarrolló el Ministerio de Educación de Costa Rica y poder atender la educación a distancia, lo que implicaba el uso de WhatsApp para hacer consultas y enviar trabajos.

Mi hija fue la niña más feliz del mundo cuando se enteró que iba a regresar a la escuela. En la casa se aburría, se estresaba y se sentía muy aislada sin ver a sus maestros y compañeras con quienes perdió el contacto desde el inicio de la pandemia”, comentó.

UNICEF Costa Rica/Priscilla Mora
Keisy es una estudiante brillantes en la escuela Leon XIII, ublicada en el área de exclusión social en San José, la capital de Costa Rica.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *