Search
Wednesday 19 February 2020
  • :
  • :

NOVEDADES LITERARIAS: ADELANTO DE MI PRÓXIMO LIBRO, ENSAYOS, CUENTOS Y POESÍA, DEL PERIODISTA, COACHING SALUD, ESCRITOR: OSCAR SANCHEZ

DON ROBERTO AUGUSTO, UN CARIOCA

 

Los años pasan, pero las vivencias no se silencian, ni mueren en el recuerdo de mis

Pensamientos., Viajar es la sublime manera de vincular cultura, costumbres, relaciones humanas., De viaje a Río de Janeiro, tuve la suerte de que la divina providencia me pusiera en contacto con un hidalgo caminante Carioca, Don Roberto Augusto era su nombre, día de septiembre, nublado ideal para caminata por las bellas playas de Copacabana, Ipanema, busque el rumbo y le di marcha con pasos cansino, como dejando que el tiempo de vacaciones discurran apacibles y disfrutando cada instante en la ciudad maravillosa.

La verdad mi deseo interior era encontrar alguien con quien conversar, ya por Ipanema, vi. a lo lejos bajando del morro, a un agraciado hombrecillo que se desplazaba raudamente, como ejercitando su cuerpo, casi que fuimos a un encuentro simultaneo, el se acerco y saludo en portugués, yo en castellano, el ansia de comunicación estaba en sintonía, este encuentro marco para siempre mi estadía, el hidalgo carioca Don Roberto Augusto era un maravilloso autodidacta de la palabra ilustrada, y yo un receptor habido de poner mis sentidos a la escucha de tan bella música.

Don Roberto Augusto, era un hombre jubilado de la administración Pública, su capacidad de síntesis le posibilito contarme historia de su amada Río de Janeiro, desde el imperio portugués , hasta la influencia francesa, el diseño de sus playas, y la expansión de sus iconos que fueron dándole forma a esta majestuosa ciudad., Hombre ávido por conocer  también sobre cultura, historia, de Argentina, me interrogo sutilmente, en cosas de la vida cotidiana que a el le interesaban, esto me puso en sintonía con su manera de ver la vida, Pregunto Don Roberto Augusto , si el empleado publico Argentino vivía en villa miseria, el cual el comparaba con su vida en la favela, donde nació y vivió toda su vida, si las comidas nuestras incluían carne de calidad, y que sabor tenían nuestros vinos, todo se fue aclarando durante las largas horas que compartimos., Una pregunta nos hermano aun mas, me dijo casi sin darse cuenta, usted ve esos conductores de autos lujosos que corren por el camino sinuoso, con los vidrios oscuros, sin ponerse a mirar la belleza que Dios nos puso al alcance de la vista los 365 días del año, yo me levanto en mi casita de la favela, allá en lo alto y el mejor panorama, la mejor vista es la que me ilusiona en mi vida diaria, Usted Ve, lo mire a los ojos profundamente y le dije “yo siempre le pido a Dios , que me deje ver donde los otros no ven “, ya no hubo mas palabras, el hidalgo caminante Don Roberto Augusto, me tomo la mano y la beso, yo repetí la acción, sobraron las palabras habíamos sellado definitivamente el encuentro de lo humano.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *